Rutas Solanistas

Nuestro Patrón, San Francisco Solano –El Santo, como todos los montillanos lo conocen cariñosamente– constituye todo un símbolo en nuestra ciudad, en nuestra historia y en nuestra cultura.

Pocas ciudades gozan de la suerte de tener como patrón a un hijo nacido en su seno, y aunque Solano está elevado a los altares por la Iglesia Católica, lo que más apasiona de su vida y es recordado por todos sus paisanos es su carácter bondadoso, sencillo, cautivador y humilde. Incluso, fue un defensor a ultranza de los derechos humanos en general y de los indígenas en particular, poniendo en peligro su vida ante los mismos españoles al defender la causa de los más desfavorecidos.

Esta ruta es un breve recorrido por los lugares más significativos por los que pasó El Santo aunque, con toda seguridad, paseó por todas las calles de nuestro casco histórico y por muchos otros parajes del término municipal.

En la visita se podrán ver numerosas reliquias y recuerdos de este Santo y un documental ilustrativo de su vida y obra.

La ruta comienza en la Parroquia de San Francisco Solano, lugar en el que se ubicaba la Casa en la que nació el Santo. Sigue por el Convento de Santa Ana, Parroquia de Santiago Apóstol, Barrio de la Escuchuela, Barrio de Tenerías y Convento de Santa Clara.

Más información: Oficina de turismo