guia-practica2

Maridaje de Vinos y Platos

maridaje-vinosDesde el punto de vista gastronómico no existe otro producto que iguale al vino en variedad de sabores, olores y colores. En la zona Montilla-Moriles se elaboran además de los vinos generosos (finos, amontillados, olorosos y dulces Pedro Ximénez) y, desde hace unos años blancos sin crianza. Todos ellos alcanzan su perfección en la mesa, acompañados de un perfecto maridaje.

Un buen vino joven es un compañero excelente para los platos de pescado y, armoniza a la perfección nuestro tradicional salmorejo y ensaladas variadas. Las pastas, mariscos, sopas y pescados saben muy bien acompañados de blancos jóvenes.

Los vinos finos, son perfectos para tomar con aperitivos. Los mariscos, en general, realzan su sabor con vinos finos de calidad, y lo mismo ocurre con el jamón serrano y algunas variedades de quesos.

Los olorosos, son vinos excelentes para estimular caldos de carne y sopas y también son muy apropiados para tomarlos a media mañana, antes del copeo de los finos, por la tarde, para acompañar las meriendas, y a últimas horas de la noche para ayudar a conseguir una buena relajación.

Los amontillados, son muy apropiados para el inicio, para tomar antes del aperitivo. No obstante, admiten cualquier tipo de comida, sobre todo carnes; incluso se puede añadir a un buen consomé.

Para postres los Pedro Ximénez dulces. La tradicional leche frita, los helados y el turrón blando de almendra, son sus mejores compañeros. Los vinos dulces, son vinos que se conservan perfectamente en la botella, no obstante en una vieja bota con buena madera se vuelven sublimes.